Narrativa

La Licorne, animal mitológico, representa la nueva colección de Sd·edicions dedicada a la literatura francesa del siglo XIX y principios del XX.

Provença, 183, 5è 4a - 08036-Barcelona
info@sdedicions.com
tel. + fax: 93 451 45 57
Disseny web: Renart Edicions

El club de los hachisinos seguido de El pie de la momia

12,00 € 

El club de los hachisinos se publicó por primera vez en febrero de 1846 en la Revue des Deux Mondes, y cinco años más tarde en el último tomo de la novela de aventuras Partie carrée. La sociedad parisina del Club des Hachichins era frecuentada por algunas de las mentes más brillantes del momento; famosos escritores y poetas, como Gautier, Charles Baudelaire, Gérard de Nerval, Eugène Delacroix, Victor Hugo o Alejandro Dumas, asistían mensualmente a las sesiones de experimentación en las que ingerían una cucharada de café de dawamesk, un dulce elaborado con resina de hachís mezclada con mantequilla, miel y pequeñas cantidades de opio.
El pie de la momia. En 1840 se publicó este breve relato fantástico, Le Pied de momie, donde el narrador —alter ego de Gautier— compra a un anticuario un extraño objeto, el pie embalsamado de la princesa Hermonthis, para usarlo como pisapapeles. A punto de quedarse dormido, asiste atónito a la aparición de la princesa, quien se lamenta de la pérdida de su pie. El hombre, se compadece de la hermosa muchacha y le devuelve el pie, y ella le ofrece a cambio una compensación.

Théophile Gautier (Tarbes, 1811 - Neuilly, París, 1872). Poeta, dramaturgo, periodista y crítico literario, Gautier consideró la posibilidad de dedicarse a la pintura antes de optar por la escritura, pero su amistad con Gérard de Nerval y Victor Hugo resultó decisiva. Situado en un cruce de corrientes literarias del siglo XIX, perteneció, junto al doctor Jacques-Joseph Moreau y Charles Baudelaire, al Club des Hachichins, un grupo fundado a mediados de 1840 dedicado a la experimentación con drogas y frecuentado por numerosos artistas.
En Mademoiselle de Maupin (1835), una de sus obras cruciales, enunció los principios de la escuela de “el arte por el arte”. Escribió también narraciones cortas de carácter exótico como Le capitaine Fracasse (1863) y libros de viajes —Viajes por España (1845), Constantinopla (1852)—, llegando incluso a cultivar la novela fantástica en obras como Avatar (1856) o Spirite (1866), su última gran novela de ficción. Pese a su prolífica carrera, Gautier no obtuvo el reconocimiento oficial y pasó el final de su vida ejerciendo de bibliotecario de la princesa Mathilde, prima de Napoleón III.

ISBN: 978-84-92607-82-2
88 págs. 14 x 18 cm Rústica

Premsa / Prensa >>

<< retorn